¿Los niños piensan de la misma manera que los adultos?


El reconocido estudio de una catedrática de la USFQ revela los mecanismos que niños y niñas tienen a la hora de buscar ser aceptados en grupos sociales.

El reconocido estudio de una catedrática de la USFQ revela los mecanismos que niños y niñas tienen a la hora de buscar ser aceptados en grupos sociales.

Los adultos creemos saber las estrategias correctas para que los niños se integren a un grupo de amigos. ¿Pero será eso así?

“El adulto le dice al niño ‘si quieres que te acepten tienes que saludar, pedir, ser respetuoso’, le da una serie de instrucciones de adulto, lo cual finalmente no funciona, sobre todo para los varones”. Esta afirmación no es antojadiza; la dice Teresa Borja, profesora de psicología del Colegio de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad San Francisco de Quito, quien obtuvo su título de PhD en Ontario con un estudio sobre los mecanismos que tienen los niños de 7 a 9 años para ser aceptados en grupos sociales ya establecidos.

“Los formatos sociales –continúa- y las expectativas sociales de los niños son distintas a los del adulto. Además, hay diferencias entre niños y niñas en lo que es esperado y lo que es aceptado. Fue muy importante lo que encontré en mi tesis porque era un rompimiento con las creencias básicas de cómo entrenar al niño en estrategias sociales”.

El estudio demostró diferencias entre niños y niñas a la hora de aceptar y ser aceptados. Teresa lo explica:si el niño varón que quiere integrarse a un grupo saluda y pregunta si puede entrar, puede ser ignorado y nunca entrar. Lo que el niño tiene que hacer es meterse, integrarse y mimetizarse con el grupo”. Esa actitud servirá si el grupo al que quiere integrarse es de varones, pero si un niño o una niña quieren entrar a un grupo de niñas, los protocolos cambian.

“Las niñas forman reglas claras de conducta y ellas sí requieren que la persona se quede esperando, pregunte y espere hasta que sea invitado para que no sea rechazado. Entonces cuando una niña (o niño) cumple estas reglas de esperar y mirar lo que está pasando para que le acepten, ella sí necesita pedir permiso y portarse muy sumisa y someterse a las reglas y a la invitación”, afirma Teresa.

Esta investigación fue considerada -el año de su publicación- como una de las cuatro mejores tesis en Ontario entre aproximadamente 90. Se llevó a cabo evaluando a 92 niños de entre 7 y 9 años de una misma escuela que sin ser íntimos amigos, tampoco eran muy distantes.

A los niños se los agrupó en parejas para jugar juegos de mesa, luego entraba el niño o niña que debían integrarse. Estos comportamientos fueron grabados en video, decodificados y tabulados en resultados. Un aporte a la Psicología del Desarrollo, para entender los procesos de socialización de un niño.

“La necesidad de interactuar con niños de la misma edad es fundamental y una de las estrategias para hacerlo es cuando empieza el niño a darse cuenta de que hay sistemas a su alrededor que funcionan de cierta manera socialmente y que requiere de específicas estrategias para poder alcanzar la capacidad de comunicarse y de integrarse dentro de los grupos”, explica Teresa.

Esta investigación fue publicada en la revista especializada “Child Development” y ayuda a comprender un proceso fundamental que empieza en la niñez y que estará presente a lo largo de la vida: el proceso de hacer amigos.

Imágenes

View the embedded image gallery online at:
http://conexiones.usfq.edu.ec/index.php/423#sigFreeIdb893724a4a