La basura amenza la vida en el mar


Los océanos están siendo envenenados con basura. Un ex alumno de la USFQ investiga este fenómeno que podría poner en jaque a la vida marina.

Los océanos están siendo envenenados con basura. Un ex alumno de la USFQ investiga este fenómeno que podría poner en jaque a la vida marina.

Galápagos es un paraíso de vida que alberga especies únicas. Sin embargo, estas islas no escapan a la presencia de basura. Ni siquiera las más remotas.

“Íbamos a estos sitios únicos, que no son visitados, a los que no va mucha gente y siempre me llamó la atención la cantidad de basura que encontrábamos en estos lugares”, afirma Juan Pablo Muñoz, quien estudió Ecología Aplicada en la USFQ. Hoy se desempeña como investigador del Galápagos Science Center, la estación científica manejada por las universidades San Francisco de Quito y de Carolina del Norte. Su preocupación por la basura se volvió personal. Así emprendió una investigación que –además- es su trabajo de titulación doctoral en la Universidad James Cook en Australia. Él quiere entender la magnitud de este problema, para eso monitorea la presencia de basura en las playas, en el agua y en las especies acuáticas.

“Todo el plástico flotante que llega al mar –explica Juan Pablo– de una u otra forma, va a llegar a sitios oceánicos como Galápagos, porque aquí confluyen tres corrientes grandes: una viene del sur, otra del norte y otra del oeste y todo esto genera este sistema único, pero esta conexión con las grandes corrientes oceánicas es lo mismo que está trayendo la basura de todas partes: de China, de Perú, de Chile, de Estados Unidos, de todos lados está llegando hasta aquí”.

El plástico fue inventado a principios de siglo XX. Hoy está por doquier. Es versátil, fácil de producir y económico, pero tiene un problema: es durable. Demasiado durable. Cada uno de nosotros estaremos muertos y enterrados y nuestro plástico seguirá por mucho tiempo dando vueltas en el planeta. El inadecuado manejo de los desechos hace que termine en el mar. Muchas veces se pulveriza, produciendo partículas más y más pequeñas que están envenenando los océanos y a las especies que allí habitan.

“Como estas partículas son tan pequeñas, pueden ser incorporados por microorganismos planctónicos, pueden ser incorporados por el zooplancton, por cangrejos, por muchas especies, entonces se habla que desde el plancton hasta las ballenas -toda la cadena- podría estar afectada” asegura Juan Pablo.

Cada año, ocho millones de toneladas métricas de basura entran al mar. Es absolutamente necesario que reduzcamos el uso del plástico. Esta investigación sigue en curso, pero ya deja ver la dimensión de la contaminación. Un estudio que demuestra el espíritu investigativo de los dragones de la USFQ y que es el que ha guiado el trabajo de Juan Pablo Muñoz. “Lo que más aprendí en la San Francisco fue a pensar libremente, el no tener que estar atado a un régimen o a una sola forma de pensamiento” asegura.

La vida nació en el mar y hoy estamos envenenándolo. Es urgente que todos modifiquemos hábitos para reducir este impacto. La ciencia -por su parte- está investigando el problema para poder proponer soluciones. Juan Pablo Muñoz ex alumno de la USFQ, está contribuyendo con su investigación para hallar esas respuestas.

Imágenes

View the embedded image gallery online at:
http://conexiones.usfq.edu.ec/index.php/421#sigFreeId3fd48825eb