Algunos antiparasitarios para caballos han dejado de funcionar


Un estudio llevado a cabo por veterinarios de la USFQ demuestra que uno de los antiparasitarios más utilizado en equinos, habría perdido su eficacia.

Un estudio llevado a cabo por veterinarios de la USFQ demuestra que uno de los antiparasitarios más utilizado en equinos, habría perdido su eficacia.

Igual que sucede en humanos, en animales el uso abusivo de ciertos medicamentos, puede producir resistencia. Eso quiere decir que los microorganismos que atacan al animal ya no pueden ser eliminados con dicha medicina y así la enfermedad se vuelve más difícil de tratar.

“Algo así sucede con los humanos y los antibióticos, en los cuales, por el uso sucesivo del producto, se ha generado una resistencia a las bacterias. En el caso de los caballos pasa lo mismo con los antiparasitarios; la administración constante e indiscriminada ha hecho que menos de estos medicamentos sean útiles para combatir los microorganismos de los caballos”, afirma Juan Sebastián Galecio, profesor de la Escuela de Veterinaria de la Universidad San Francisco de Quito.

¿Cómo están funcionando aquí los antiparasitarios que se administran a caballos? Juan Sebastián Galecio, decidió investigar el nivel de efectividad de dos antiparasitarios en concreto: el febendazol y la ivermectina. Ambos se usan para combatir un microorganismo que habita frecuentemente en los equinos, llamado ciatostoma.

Para eso estudió a 54 caballos ubicados en haciendas al sur de Quito. El grupo se dividió en 3: a unos se les administró febendazol, a otros ivermectina y a otros un placebo. El análisis consistió en contar a través de las heces fecales, la cantidad de ciatostoma que tenía cada caballo después de la ingesta del medicamento.

“Yo me encargué de la toma de muestras y de administrar los antiparasitarios, también me encargué de hacer los conteos fecales para ver cuántos huevos por gramo de heces había y luego me dediqué al trabajo estadístico, a hacer el análisis y a escribir la tesis” comenta Andrea Lepoutre quien participó en el estudio como tesista.

Los ciatostomas pueden provocar dos tipos de enfermedades: una crónica y otra aguda

En la crónica –explica Andrea- se ve en el animal debilitamiento, delgadez, el pelo está seco, y el animal luce deprimido, no tiene una buena eficacia como animal. También se da la forma aguda que es cuando los parásitos migran de la pared intestinal hacia el lumen y eso causa un daño intestinal y hay una diarrea bastante fuerte que podría ser mortal para el animal.

Galecio explica que estos organismos estarían siendo cada vez más resistentes a uno de los antiparasitarios.

“Los resultados que nos arrojó este estudio indican que existe resistencia al Febendazol, lo cual concuerda con los estudios realizados con otros países. En el caso de la Ivermectina no se observó resistencia, lo cual quiere decir que sería seguro todavía ocupar Ivermectina para realizar la desparasitación” concluye Sebastián Galecio.

Este estudio demuestra con datos, que el uso indiscriminado de Febendazol podría crear –en el futuro- graves problemas con la salud de los equinos. Este documento metodológica y rigurosamente producido, puede servir de base para que las autoridades sanitarias tomen medidas al respecto de la venta libre de este medicamento.

Imágenes