Ingeniera ambiental de la USFQ investiga especies en Europa


El cambio climático no solamente genera derretimiento de los polos e inundaciones. También implica una amenaza para la supervivencia de las especies. Una ex alumna de la USFQ investiga cómo impacta este fenómeno en determinados árboles.

El cambio climático no solamente genera derretimiento de los polos e inundaciones. También implica una amenaza para la supervivencia de las especies. Una ex alumna de la USFQ investiga cómo impacta este fenómeno en determinados árboles.

Cuando un ser vivo cuenta con las condiciones necesarias para su desarrollo, puede crecer y reproducirse. Por el contrario, cuando no existen esas condiciones entra en lo que se llama “estrés” eso significa que lucha por adaptarse y sobrevivir en entornos adversos. El cambio climático está imponiendo condiciones de estrés a las especies y los científicos buscan saber cómo les está afectando este fenómeno.

Lizeth Vásconez, egresada de ingeniería ambiental de la USFQ está haciendo su maestría en la Universidad Técnica de Munich. Desde la ciudad alemana de Freising, ella hace mediciones en tres especies de árboles: castaña, roble y pino.

“Estas especies son del Mediterráneo –explica– pero lo que se ha hecho aquí es plantarlas en Alemania y recrear las condiciones de crecimiento más los impactos de cambio climático que se están modelando. Queremos saber ¿qué pasa si se aumenta la temperatura 2 grados? ¿qué pasa si los árboles tienen sequía constante? ¿qué pasa si están bajo sequía y además calentamiento? Entonces vemos todos los tipos de estrés a los cuales los bosques podrían estar expuestos en los próximos tiempos”.

Lizeth investiga qué sucede en la fisiología de los árboles cuando las condiciones cambian: “Vemos que el tallo está compuesto por millones de canales, canales por los que sube y baja el agua. Sucede que cuando los árboles entran en estrés, crean un proceso de embolismo esto es que entra una burbuja de agua y el vaso deja de funcionar, se tapona y por eso los árboles empiezan a morir”.

Se estudia una muestra de 200 árboles, divididos en 4 condiciones diferentes: de temperatura y de falta de humedad. Se los tala para analizar su tallo. Sistemas de disparos de agua, un software especializado y balanzas de alta precisión indican cuál es la capacidad máxima de transporte de agua del árbol y cuál es la que en la práctica tiene.

“No tengo resultados aún, pero lo que sé es que la castaña y el roble tienen vasos mucho más grandes para transportar agua; eso les hace más vulnerables a embolismos porque es más probable que ingrese aire, en cambio el pino tiene vasos mucho más pequeños y tienen –además– resina que es una protección de los vasos” explica.

La humanidad tiene el desafío de enfrentar el cambio climático, pero esta tarea no se podrá llevar a cabo exitosamente, sin ciencia. Los ingenieros ambientales aportan con investigación y también con propuestas.

“Nuestros estudiantes utilizan las ciencias básicas con conocimientos de ingeniería para resolver problemas de naturaleza ambiental hacia los contaminantes que genera la sociedad. Alguien tiene que manejarlos y los ingenieros ambientales son los que se encargan de su mejor manejo para que no generen impactos sobre las personas y sobre la naturaleza” asegura Rodny Peñafiel profesor e investigador de la carrera de Ingeniería Ambiental de la Universidad San francisco de Quito.

La USFQ forma profesionales capaces de hacer ciencia en sociedades de primer mundo.

“Cuando uno llega –advierte Lizeth Vásconez– se encuentra con un mundo totalmente diferente, con una ciencia mucho más avanzada. Tengo las ganas de poder compartir eso en el Ecuador, de poder traerlo porque el Ecuador es un país que tiene muchísimo potencial y hay muchas cosas por hacer y yo creo que esta es una de las formas: venir prepararse en países que están más adelante para poder aportar al país”.

Imágenes

View the embedded image gallery online at:
http://conexiones.usfq.edu.ec/index.php/410#sigFreeId54918a7433