Protegiendo a los emblemáticos lobos marinos de Galápagos


Los lobos marinos son parte de las postales de Galápagos. Son amigables, han aprendido a convivir con el hombre y despiertan el interés de todo turista… pero esta especie está amenazada y un investigador de la USFQ vuelca sus esfuerzos a protegerlos.

Los lobos marinos son parte de las postales de Galápagos. Son amigables, han aprendido a convivir con el hombre y despiertan el interés de todo turista… pero esta especie está amenazada y un investigador de la USFQ vuelca sus esfuerzos a protegerlos.

Es domingo temprano en San Cristóbal, una de las 19 islas que conforman las Galápagos. Un grupo investigadores y del personal del Parque Nacional Galápagos están atrapando lobitos marinos. No les hacen daño. Lo que están haciendo es examinando sus ojos. El grupo está coordinado por Diego Páez Rosas, una de las personas que más sabe de esta especie en el mundo. Galapagueño, es profesor e investigador de la USFQ y ha volcado sus esfuerzos en conocer la problemática de una de las especies más emblemáticas del archipiélago

“Los lobos marinos de Galápagos –comenta Diego Páez- están declarados en peligro de extinción desde el año 2008 basados en la reducción alarmante de su tamaño poblacional. El último censo de lobos marinos fue hecho en el 2001 y el previo a ese, fue hecho un censo en 1978. Entre esos 2 censos hubo un decremento de más del 50% de la población. Es decir que el 78 contaron más de los 40 mil individuos y en el 2001 apenas 16 mil individuos”.

Desde hace varios años Diego Páez viene estudiado a estos animales y ha publicado más de una docena de estudios científicos. Incluso uno de esos estudios –como nos comenta- se convirtió en normativa: “los lobos marinos de Galápagos han sido altamente estudiados por gente extranjera y lo que estamos haciendo ahora es generar conocimiento local que sirva para la conservación. Por eso tenemos un programa de conservación con el Parque Nacional Galápagos donde estamos generando medidas de manejo para las especies emblemáticas de Galápagos y entre esas especies están los lobos marinos”.

Varias cosas se investigan con respecto a los lobos marinos: cómo es la interacción con especies introducidas, cómo está la calidad de su hábitat y sobre todo cómo está su estado general de salud. Por eso están examinando a estos pequeñines. Diego notó que algo andaba mal en sus ojos… fue entonces cuando arrancó con un estudio específico para evaluar su estado oftalmológico, al que se unieron investigadores de la universidad de Carolina del Norte: “Vemos muchos casos de conjuntivitis en los lobos marinos. Vimos también inflamación e irritación de la córnea. Eso se llama edema corneal y en uno de los casos más severos, vimos un ojo que estaba virtualmente perforado: rota la córnea. El individuo que lo tenía era muy chiquito y probablemente esté ciego ya”, comenta Diane Deresienski.

Esta situación se debe a un gusano que llama tremátodo y se cree que al principio se aloja en un caracol, y que luego pasa -mediante el agua- a los ojos de los lobitos. Es preciso seguir investigando para saber la real situación, porque eso incidirá en la capacidad de supervivencia de estos animales. Ese estudio -muestra la capacidad de colaboración entre instituciones. Como comenta Gregory Lewbart. Su universidad, la de Carolina del Norte, junto con el Parque Nacional Galápagos se unieron a la investigación de la USFQ: “la colaboración entre diferentes universidades y entre investigadores es realmente importante porque es como un rompecabezas. Cuando todas las piezas se juntan, el rompecabezas está completo. Así que buscamos colaborar con las instituciones ecuatorianas con instituciones aquí en San Cristóbal, con personas en los EEUU que nos puedan dar un ingrediente diferente a la receta. y cuando juntamos todo tenemos un resultado útil”.

Conocimiento que se genera para preservar especies que son patrimonio natural de este hermoso planeta azul.

Imágenes