Una mirada a los adultos mayores indígenas


Un estudio de la Universidad San Francisco de Quito revela la realidad que viven los adultos mayores en las áreas rurales y campesinas. Un análisis que sirve para entender al Ecuador del futuro.

Un estudio de la Universidad San Francisco de Quito revela la realidad que viven los adultos mayores en las áreas rurales y campesinas. Un análisis que sirve para entender al Ecuador del futuro.

La ecuatoriana es una población joven. El estudio SABE (Salud, Bienestar y Envejecimiento) realizado en el año 2010 así lo reveló. Actualmente apenas el 7% de los ecuatorianos son mayores de 60 años. Pero eso va a cambiar. William Waters sociólogo, médico y codirector del Instituto de Investigación en Salud y Nutrición de la USFQ participó en dicha investigación.

“Con los datos del censo vemos que en Ecuador hay menos de un millón de personas mayores a 60 años y sin embargo sabemos por experiencia de otros países y haciendo una proyección de datos que en el año 2050 habrá más de 3 millones de personas en ese rango de edad debido a que -en promedio- los ecuatorianos están viviendo por más tiempo” explica Waters.

¿Cómo será el futuro de esa población? Para responder esa pregunta, Waters realizó una investigación cualitativa junto con Carlos Andrés Gallegos.

“Planteamos entonces un estudio cualitativo sobre adultos mayores indígenas. Uno que nos permitió conversar con personas en forma individual o en grupos focales dejando que cada persona, que cada participante responda a las preguntas utilizando sus propias palabras, sus propios términos, sus propias categorías de respuesta” explica.

Este estudio cualitativo se llevó a cabo en cuatro áreas de la sierra ecuatoriana, realizando entrevistas a aproximadamente 150 personas. Una oportunidad de ir más allá de los números y desentrañar la realidad que viven los adultos mayores indígenas.

Como sociedad, tenemos la idea de que los ecuatorianos tendemos a cuidar y proteger a nuestros adultos mayores, sobre todo en el área rural y campesina. La investigación de Waters reveló que eso no siempre es así.

Don Agustín Manzano tiene 65 años y pertenece a la comunidad de Guangaje en la provincia de Cotopaxi. Con la mirada inocente y la voz bajita cuenta que vive solo con su esposa y que todos los días se dedican a cuidar a sus animalitos. Tienen borregos, llamas, gallinas y conejos.

Este es un caso como muchos en la serranía ecuatoriana. “Casi la mitad de los adultos mayores viven en un estado de extrema pobreza, de indigencia, -comenta William Waters- además se encuentra en la encuesta que 3 de cada 10 adultos mayores no viven con miembros de la familia. Viven solos o en pareja”.

“Salud y Bienestar del Adulto Mayor Indígena”, es el libro que recoge este estudio. Allí también se muestra que, para estas poblaciones, envejecer constituye una realidad muy difícil. En el campo, prácticamente nadie accede a una jubilación y dejar de trabajar la tierra implica un desprestigio.

Este revelador estudio sirve para entender nuestra sociedad y planificar un país que tendrá una creciente población anciana que en muchos casos estará desamparada y necesitará más servicios de salud y protección social. Realidades desentrañadas por medio de un método científico.

Imágenes

View the embedded image gallery online at:
http://conexiones.usfq.edu.ec/index.php/397#sigFreeId36b5daefbe