Reutilizando eficientemente los desechos


¿Qué hacer con los millones de galones de aceite quemado que se desechan en los mantenimientos automotrices? Científicos de la USFQ tienen una propuesta muy interesante.

¿Qué hacer con los millones de galones de aceite quemado que se desechan en los mantenimientos automotrices? Científicos de la USFQ tienen una propuesta muy interesante.

Se estima que en el país circulan más de 1 millón 800 mil vehículos, 450 mil de ellos sólo en la ciudad de Quito. Todos necesitan cambiar de aceite varias veces al año. Eso implica desechar millones de galones de aceite quemado. Una verdadera amenaza para el ambiente, si es que tomamos en cuenta que apenas un litro de esta sustancia puede contaminar un millón de litros de agua o que, al quemar inadecuadamente una lata de 5 litros de estos lubricantes, se afectaría un millón de metros cúbicos de aire; el equivalente a lo que respira un adulto a lo largo de tres años de vida.

Aunque una ordenanza municipal dicta que todo el aceite de desecho que se genere en el Distrito Metropolitano de Quito debe ser recogido para ser procesado, eso no siempre garantiza que se elimine el impacto hacia el ambiente. A veces los implicados en lugar de entregar el aceite, simplemente lo botan al drenaje. Además, la planta procesadora al incinerarlo, inevitablemente lanza toneladas de gases contaminantes al aire.

Científicos de la USFQ tienen una creativa propuesta para tratar ese problema. Han desarrollado un proceso para obtener de esos aceites de motor de desecho, combustibles que podrían volver a utilizarse. Para eso acuden a un proceso físico-químico llamado “craqueo” que consiste en romper las moléculas de un compuesto para obtener otro más simple.

“El aceite quemado, es un líquido muy viscoso porque tienen cadenas de hidrocarburos muy largas; de 30 carbonos o más y estas cadenas muy largas son las que permiten que tenga su acción lubricante. Lo que nosotros buscamos hacer es cortar esas largas cadenas para -en vez de tener una molécula muy larga- tener varias moléculas más cortas. Esas justamente son los combustibles como la gasolina, el diésel y el gas licuado de petróleo” explica Daniela Almeida, profesora e investigadora de la USFQ, quien además dirige el Laboratorio de Desarrollo de Energías Alternativas de la universidad.

Todo inicia cuando el aceite entra a un reactor químico expresamente diseñado para este efecto e inicia su recorrido. María Belén Álvarez quien participó como tesista en el proyecto, nos explica cómo empieza ese proceso: “se bombea el aceite que ha entrado a un alimentador hasta hacerlo llegar a la zona de precalentamiento. Se trata de un tubo cilíndrico forrado de materiales especiales que evitan que el calor se disipe porque allí ya hay temperaturas muy altas. Allí el calor va a llegar a los 300 grados centígrados”.

El aceite sigue recorriendo la tubería hasta llegar al catalizador. Allí las moléculas largas se rompen y generan unas más pequeñas. El catalizador es un componente extra que se agrega a la reacción con el fin de acelerarla. Eso permite disminuir la temperatura y con ello la cantidad de energía que se requiere en el proceso, y en este caso mejorar el rendimiento hacia el producto final. Alexis Hidrobo –profesor e investigador de la USFQ- lo diseñó.

“La idea del catalizador –asegura Alexis– es utilizar una matriz que tiene un compuesto de aluminio y silicio al cual hemos colocado un metal adicional, que en este caso es zinc. Esto permite que exista un mayor dominio de la sustancia y se optimice así el uso de la energía”.

Luego viene la destilación. Mediante diferentes temperaturas, las fracciones de moléculas de cadenas cortas que se han obtenido, se van separando. Pasan al condensador y de él finalmente se obtiene combustible tipo diésel. Es un proceso que toma hora y media y que rinde por cada galón de aceite, unos 2/3 de galón de combustible.

Una manera eficiente de reutilizar un residuo contaminante y de obtener una fuente alternativa de combustible. Una gran idea que ya ha sido probada, publicada y expuesta en varios foros académicos en el exterior y que espera poder ser industrializada a gran escala.

Imágenes