Instituto de Microbiología USFQ: Ciencia aplicada a la salud


Desde hace más de una década el Instituto de Microbiología –dirigido por Gabriel Trueba- viene identificando enfermedades en humanos, en animales y algunas trasmitidas de animales a humanos. Saber qué microorganismos nos atacan es la primera estrategia para defendernos de ellos.

Desde hace más de una década el Instituto de Microbiología –dirigido por Gabriel Trueba- viene identificando enfermedades en humanos, en animales y algunas trasmitidas de animales a humanos. Saber qué microorganismos nos atacan es la primera estrategia para defendernos de ellos.

Cuántos somos, dónde estamos o qué hacemos… los datos y cifras de una sociedad son imprescindibles para que sus autoridades puedan tomar decisiones acertadas. Igual pasa con la salud. Todos los países tienen la obligación de identificar las enfermedades trasmisibles que afectan a personas o animales. Así se puede emitir políticas y tomar acciones. Además, a nivel internacional- a fin de estar alertas ante cualquier epidemia- se hace una especie de catálogo de enfermedades y sus causantes: sean éstas bacterias, virus, hongos o parásitos. Hasta hace un tiempo, esto era muy complicado de realizar en el Ecuador.

“El proceso de detección de microorganismos –afirma Gabriel Trueba- es bastante complejo porque se necesita cultivar esos microorganismos, para eso se requieren laboratorios que se dediquen a virus, otros que se dediquen a bacterias, otros a parásitos, entonces esa es la forma clásica cómo se han hecho las cosas”.

Eso implicaba mucho tiempo, infraestructura y dinero. Gabriel Trueba instauró hace más de una década el Instituto de Microbiología en la USFQ, el cual introdujo el uso del análisis de ADN para investigar enfermedades infecciosas en el Ecuador.

¿En qué consiste esta técnica? Pues en tomar una muestra de ADN del paciente y buscar si dentro de él hay, determinados pedacitos de ADN que son propios del microorganismo. Si es que se lo encuentra es porque el paciente tiene el patógeno. Con esta técnica, Trueba y su equipo han detectado enfermedades que no se habían encontrado antes en el país o bien nuevas variantes de enfermedades ya conocidas.

“Había una enfermedad debilitante de los cerdos por la que poco a poco, iban perdiendo peso y no alcanzaban el peso que necesitaban para salir al mercado y sospechaban que esto se debía a un virus. Nosotros preparamos los protocolos para detectar ese virus y lo detectamos. Lo interesante de eso es que el estudio permitió que ingrese la vacuna al país porque si no se demostraba la existencia de la enfermedad, las autoridades sanitarias en el Ecuador no admitían el ingreso de la vacuna” comenta Trueba.

Lo mismo sucedió con la laringotraqueitis aviar, una afección que sufren las aves de corral. A la lista de hallazgos realizados por el Laboratorio de Microbiología de la USFQ se sumaron distintos tipos de brucelosis en animales. En humanos, un nuevo tipo de rotavirus en la provincia de Esmeraldas; este virus es el responsable de peligrosos cuadros diarréicos en niños pequeños. Así también fueron identificadas variantes de la bacteria de leptospira que afecta a poblaciones de la costa y un trascendental descubrimiento sobre las cepas del virus de papiloma humano que circulan en nuestro país. Este virus, que se trasmite por relaciones sexuales, tiene algunas cepas que pueden causar cáncer de cuello uterino.

“El papiloma virus está asociado a cáncer de útero y existe una vacuna en la actualidad que cubre cuatro tipos de este virus, dos de los cuales producen cáncer. Sin embargo, la vacuna no cubre un virus que encontramos aquí que es el que –efectivamente- está produciendo cáncer en el Ecuador y eso va a ser muy interesante porque yo pienso que eso va a guiar a las autoridades ecuatorianas a utilizar otra vacuna”.

El ahorro de tiempo y recursos que permite la técnica molecular, se traduce en una mejor forma de enfrentar las epidemias que afectan a personas y animales. Gabriel Trueba fue pionero en utilizarla para diagnosticar enfermedades en el país. Además, bajo su liderazgo se están formando nuevas generaciones de científicos que utilizarán su conocimiento en beneficio de toda la sociedad ecuatoriana.

Trueba se muestra satisfecho: “Ha sido una satisfacción personal y también de muchos estudiantes que han tenido la oportunidad de participar en estos estudios y demostrar la existencia de ciertas enfermedades como el caso del Papiloma virus; poder decir saben qué tenemos que buscar otra vacuna porque la que estamos usando no nos protege del todo y debemos encontrar aquella que ataque realmente al virus que aquí está enfermando. Este tipo de información salva vidas y haber contribuido a estos descubrimientos es algo que a mí me parece muy satisfactorio”.

Ciencia al servicio del ser humano. Eso se hace Gabriel Trueba al mando del Instituto de Microbiología de la USFQ.

Imágenes

View the embedded image gallery online at:
http://conexiones.usfq.edu.ec/index.php/377#sigFreeId216505a877