Gangotena se sumerge en un mundo subatómico


Canciller y uno de los fundadores de la USFQ, decano del Colegio de Ciencias e Ingenierías, Santiago Gangotena es un hombre inquieto y curioso que ha incursionado en varias ramas del saber. La física ha sido una de ellas y en este campo ha hecho estudios buscando contestar preguntas básicas.

Canciller y uno de los fundadores de la USFQ, decano del Colegio de Ciencias e Ingenierías, Santiago Gangotena es un hombre inquieto y curioso que ha incursionado en varias ramas del saber. La física ha sido una de ellas y en este campo ha hecho estudios buscando contestar preguntas básicas.

“Uno estudia ciencia básica por mera curiosidad y eso no implica que uno esté buscando un resultado práctico. Por ejemplo la teoría de la mecánica cuántica se desarrolla a comienzos del siglo XX pero es después de unos cincuenta años que se genera un desarrollo tecnológico ligado a ella”. Así empieza nuestra charla Santiago Gangotena.

Con un PhD en Física, uno de sus trabajos ha sido estudiar metales bajo los efectos de la resonancia magnética nuclear. Este término que inmediatamente relacionamos con el uso médico, en realidad es más amplio y complejo de lo que parece.

Resulta que los núcleos atómicos – en condiciones normales – giran en un sentido determinado generando lo que conoce como “momento magnético” tal como si fueran diminutos imanes. Si la materia que contiene esos átomos se somete a un campo magnético externo, es decir a un gran imán, estos núcleos se alinean a favor del campo o contra él. Luego entra a jugar otro componente, una radiación electromagnética que incide sobre los núcleos rompiendo el equilibrio, finalmente cuando los núcleos regresan a su estado normal emiten señales que los físicos pueden medir o, en el caso médico, que generan imágenes.

“En el tiempo en el que yo hice el estudio -recuerda Gangotena- no había computadores suficientemente rápidos para que la señal vaya a la pantalla del computador. No habían aparecido todavía los computadores personales”.

Gangotena hizo este estudio para una de sus titulaciones. Su experimento estaba dirigido a entender la física de ciertos metales. Todo lo que podemos mirar está sujeto a las leyes de la física clásica: por ejemplo la gravedad que dice que un cuerpo siempre caerá hacia abajo obligado por la fuerza de atracción de la tierra. Sin embargo hay un mundo diminuto, invisible a nuestros ojos. Es el mundo de los átomos y las partículas subatómicas, que está regido por sus propias leyes físicas. Este dominio es el de la mecánica cuántica. Los átomos y las moléculas, por lo tanto, no se rigen por la gravedad o por las leyes de la física clásica que gobiernan el macro mundo, sino por las leyes de la mecánica cuántica que rigen el mundo subatómico.

“Mi experimento se relaciona con la Mecánica Cuántica porque quiere ver si hay efectos cuánticos en partículas relativamente grandes de metales con ciertas características en donde parece que había una posibilidad de que sean explicados por efectos cuánticos”, asegura Gangotena.

Contestar preguntas básicas es lo que permite el avance científico y cuando se conjugan muchas de esas respuestas surgen los desarrollos. Es un proceso lento pero constante que surge comúnmente en sociedades libres…

“En general se desarrolla en países que tienen más libertad. Nosotros en América Latina tenemos 560 millones de habitantes y sin embargo somos responsables de apenas el 3 o el 4% del desarrollo tecnológico, de la ciencia de la humanidad. Y se debe en parte a nuestro sistema basado en poder y no basado en libertad”.

Física es ciencia. Ciencia es progreso. Progreso que se basa en la capacidad del ser humano para pensar. Este librepensador hace su contribución con respuestas a un mundo lleno de cuestionamientos que esperan algún día ser revelados.

Imágenes

View the embedded image gallery online at:
http://conexiones.usfq.edu.ec/index.php/376#sigFreeId4d42ea3735