Una galería a cielo abierto


El arte urbano es arte al alcance de todos. Un artista formado en la USFQ es –hoy por hoy- uno de los principales exponentes en estos espacios de expresión.

El arte urbano es arte al alcance de todos. Un artista formado en la USFQ es –hoy por hoy- uno de los principales exponentes en estos espacios de expresión.

Quito, un día cualquiera. Mediodía. En una de las calles del tradicional barrio La Floresta un joven armado con frascos de pintura, brochas, pinceles, rodillos, cartones y una escalera está convirtiendo una pared en un mural.

Cuando algunos creían que la pintura había muerto porque no había nada nuevo, llegó el arte callejero: transgresor y cercano. Rebelde y cotidiano. Dentro de él, Juan Sebastián Aguirre “Apitatán” es uno de nuestros exponentes más representativos.

“Apitatán viene de mi nombre dicho cuando yo era chiquito. Cuando me preguntaban cómo me llamaba yo decía ‘Apitatán’ queriendo decir Juan Sebastián y viene de ahí también la propuesta que trabajo de incorporar frases a mis obras, respetando la fonética antes que la ortografía… es un poco rescatar quiénes somos a partir de cómo hablamos.” nos cuenta.

Sus personajes son coloridos y tienen facciones geométricas: narices cuadradas, pómulos rectangulares y labios redondos. Todos inmersos en actitudes cotidianas que se funden con frases dichas en nuestras propias palabras. Piezas de arte que en vez de ser plasmadas en lienzos están estampadas en los muros de la ciudad.

“Transito por la ciudad –nos cuenta– veo un muro, me llama la atención, me acerco y pido permiso para pintarlo, porque el arte que yo hago toma tiempo, me gusta hacer cosas más elaboradas porque no es un asunto de ir rayar algo rápido y salir corriendo, sino que pido permiso, voy, hago un boceto regreso y lo hago”.

Aunque en ocasiones improvisa tomando decisiones sobre la marcha, la mayoría de las veces sus obras tienen un trabajo previo de análisis y composición.

“Muchas veces cuando yo pinto mis muros –explica Juan Sebastián– ya llevo un boceto listo, incluso hago bocetos con color de tal manera que sólo voy a hacer lo que ya tenía preconcebido, entonces existe un tiempo de preproducción, de sentarme y analizar ideas, hacer los bocetos, hacer composiciones en función del muro. No es como un cuadro que es un cuadrado y ya, a veces tienes un poste o un medidor de luz y es mejor si puedes incorporar esos objetos en la obra”.

Graduado en la USFQ en comunicación publicitaria con sub-especialización en arte y en fotografía, Juan Sebastián combina su pasión por los murales con su trabajo como ilustrador, demostrando que el arte puede ser también un emprendimiento sustentable. Vivir del arte es posible como lo comenta Eduardo Villacís ex profesor de Juan Sebastián y coordinador de la sub-especialización de ilustración de la USFQ…

“Una de las cosas que aportamos es que aquí existen profesores que conocen el mercado del arte y justamente la sub-especialización en ilustración, es una manera de aplicar dibujo y pintura para poder ganarse la vida, porque creemos que la gente puede hacer su arte enmarcado en propuestas de emprendimiento. Se puede salir adelante con las ideas y hacerlas sustentables” afirma Villacís.

Dentro de las aulas y los talleres de la universidad se cultiva y se potencia el talento de los artistas para convertirlo en una sustentable y apasionante forma de vida.

Imágenes