Un cuento fuera de serie en realidad aumentada 


“Bruna Sancocha con la nariz mocha” es el primer cuento con contenido educativo que utiliza la realidad aumentada y ha sido desarrollado por la USFQ.

“Bruna Sancocha con la nariz mocha” es el primer cuento con contenido educativo que utiliza la realidad aumentada y ha sido desarrollado por la USFQ.

No es un cuento común y corriente… éste tiene una magia especial. Bruna es la dulce gatita cubierta de pelos que está dibujada en el libro…pero si sobre él se ubica la pantalla de un dispositivo móvil, el personaje cobra vida y empieza a hablarnos con una imagen animada. Esto que parece magia es una mezcla de arte y programación informática. Se llama “realidad aumentada” y es una técnica en crecimiento con múltiples aplicaciones. Consiste en juntar elementos de la realidad con elementos virtuales.

“De la imagen se toman ciertos parámetros como las puntas o los cambios de color para que al ser escaneados se pueda reconocer la imagen. Aparte se modela esa imagen en tres dimensiones. Finalmente, por un interfaz se juntan las dos cosas” lo explica Adrián Armijos el programador que estuvo a cargo de dar vida a Bruna.

El libro fue escrito por Juana Neira y es el resultado de un exitoso trabajo de la clase de emprendimiento de la USFQ. Giovanni Rosanía -quien la coordina- afirma que lo que se busca es que las buenas ideas se concreten en proyectos con éxito.

“Muchas veces los que tienen ideas son los científicos o los ingenieros que, aunque pueden cambiar el mundo, no tienen la visión comercial. Justamente esa es la idea de la clase de emprendimiento y también del Colegio de Administración: tomar esas buenas ideas y potenciarlas dándoles la parte comercial” afirma Rosanía.

En estos proyectos se busca trabajar con diferentes áreas de especialización. Por eso todos los años los estudiantes de emprendimiento forman grupos multidisciplinarios que compiten por sacar adelante un proyecto innovador y comercialmente atractivo. “Bruna Sancocha con la nariz mocha” es el trabajo de 4 alumnos de diferentes carreras.

Milca Borja -arquitecta- se encargó del diseño, Eduardo Guerrero –abogado- de inscribir los derechos de autor y de la constitución de la empresa de producción. Adrián Armijos estuvo a cargo de la programación y Richard Cóndor de difundir el trabajo.

“Dentro del proyecto –afirma Cóndor- yo me encargo de la comunicación y las relaciones públicas. Creo es muy importante que una empresa no sólo tenga un buen producto, sino también que sepa comunicar esto con su público”.

Con las ideas y destrezas del grupo se sacó adelante éste, que es el primer cuento con contenido educativo desarrollado con realidad aumentada. Por la novedad, la innovación y el valor agregado “Bruna Sancocha” ganó el primer premio, pero además el equipo se hizo acreedor a un capital semilla con el pudieron desarrollar un segundo producto: un libro interactivo con realidad aumentada para aprender inglés. Además, el equipo tuvo la oportunidad de estar presente en un encuentro anual de innovadores organizado por la Universidad tecnológica de Virginia, el que, junto con una docena de equipos de todo el mundo, pudiendo dar a conocer su proyecto.

Libros didácticos y divertidos que son útiles herramientas para aprender y que además son productos atractivos, generados con visión comercial. Así la universidad da las destrezas para convertir a una idea innovadora en un buen negocio.

Imágenes