La diversidad sexual en el contexto de las relaciones internacionales


Los Derechos Humanos reconocen que todas las personas -independientemente de su orientación sexual- tienen derecho a una vida sin discriminación. Suena bien… ¿pero qué alcance tiene esta declaración?

Los Derechos Humanos reconocen que todas las personas -independientemente de su orientación sexual- tienen derecho a una vida sin discriminación. Suena bien… ¿pero qué alcance tiene esta declaración?

Las Relaciones Internacionales son una disciplina académica que busca en -última instancia- un mundo más igualitario. Para eso se estudia desde la política, la economía, o la jurisprudencia, grandes cuestiones como globalización, desarrollo sostenible, terrorismo, armamentismo, pobreza o derechos del hombre. Manuela Picq profesora de Relaciones Internacionales de la USFQ ha hecho una importante contribución abordando un tema que prácticamente no se había tocado.

“Relaciones Internacionales es un campo que al que le preocupa temas como Naciones Unidas, guerras, sistemas nucleares, seguridad con Rusia o Irán y muy pocas veces se preocupa de sexualidad. Es un tema considerado externo al campo, por eso habían muy pocas publicaciones en temas de sexualidad en Relaciones Internacionales” afirma.

“Sexualities in world politics” -Sexualidades en la política mundial- es el libro que ella ha editado y que recolecta la opinión de expertos de todo el mundo sobre las distintas orientaciones sexuales en el contexto de las Relaciones Internacionales.

Todo empezó cuando Manuela constató que en medio de la aislada Amazonía se llevaban a cabo paradas de orgullo gay. Ella –además- es autora de un artículo en el que se demuestra que la conciencia de derechos de comunidades GLBTI no son patrimonio de sociedades modernas y de primer mundo.

“Hago este esfuerzo –comenta Manuela Picq- de mostrar la diversidad amazónica a nivel de sexualidad porque muchas veces pensamos que lo amazónico está parado en el pasado, olvidado en otro tiempo político, que es una sociedad que rechaza lo moderno, no politizada. Y vemos que la Amazonía está súper politizada y que hay redes de defensa GLBTI muy activas, muy dinámicas”.

Pensar y debatir sobre orientaciones sexuales a nivel de política mundial es necesario para crear un mundo con menos diferencias.

“Este libro y este debate sobre qué significa la diversidad sexual y por qué tiene relevancia política, nos va a permitir hacer políticas públicas más justas para estas poblaciones y para los Derechos Humanos. Va a ayudar a que podamos todos ser libres y felices en nuestros cuerpos y profesionales bien desarrollados socialmente” concluye Manuela Picq.

Imágenes