Descubriendo los secretos de las ranas de cristal


Parecen personajes salidos de alguna historia de ficción: las ranas de cristal tienen vientres transparentes que dejan entrever sus cuerpos en funcionamiento. Un biólogo de la USFQ que las estudia desde hace más de una década nos cuenta detalles sobre estos fantásticos animales.

Parecen personajes salidos de alguna historia de ficción: las ranas de cristal tienen vientres transparentes que dejan entrever sus cuerpos en funcionamiento. Un biólogo de la USFQ que las estudia desde hace más de una década nos cuenta detalles sobre estos fantásticos animales.

Rulyrana mcdiarmidi por mi tutor Roy McDiarmid, Chimerella mariaelenae por mi mami, Nymphargus laurae por mi abuelita y Teratohyla amelie por Amelie, mi película favorita”.

Parece un trabalenguas pero los nombres que menciona Diego Cisneros-Heredia corresponden a algunas de las especies de ranas de cristal que ha descubierto. Ya ha publicado casi treinta artículos científicos sobre ellas porque Diego es un biólogo con un reconocido trabajo sobre anfibios y se desempeña como profesor de la USFQ.

En el 2002, en una iniciativa conjunta de la universidad y el prestigioso Instituto Smithsoniano de Washington, comenzó a estudiar las especies de esta familia de ranas tan particular, que se caracteriza por tener la piel del vientre translúcida. Aunque la ciencia todavía no sabe bien para qué sirve, se sospecha que este peculiaridad podría favorecer algunos procesos digestivos. Diego nos explica que estos pequeños batracios habitan en regiones con climas húmedos tropicales que abundan en el país.

En el noroccidente del Ecuador, también en las zonas bajas como los bosques de Esmeraldas y de Manabí. También podemos encontrarlas en Santo Domingo, a lo largo del todo el callejón interandino, en la Cordillera Occidental como en la Cordillera Oriental y también en la Amazonía” enumera Diego.

Además de su transparencia, los biólogos las distinguen por otra característica única. “En uno de los huesos de las manos, agrega, las ranas de cristal tienen una pequeña saliente en el hueso. Esa es la principal característica que sirve para reconocer a una rana de la familia. En esa saliente están anclados algunos músculos que ayudan a estas ranas arbóreas a tener un mejor agarre al momento de subir por las ramas”.

Diego también explica que si su piel es peculiar, su reproducción también lo es. “Luego de que hay el apareamiento, la hembra de la rana de cristal va a colocar sus huevos en una hoja sobre el río. Y esos huevos van a estar rodeados de una especie de gelatina medio transparente que les protege y les da humedad a esos huevos”.

Este elaborado mecanismo les permite proteger mejor a los huevos, porque los mantiene lejos de los depredadores del agua. Las ranas de cristal sólo viven en América. Se distribuyen desde México hasta Argentina, pero la mayor cantidad de especies se encuentra en los Andes de Ecuador y Colombia. De hecho la primera especie descrita de esta familia, fue una que se encontró en el siglo XIX en el noroccidente ecuatoriano.

Aunque no se pueda decir que estén en peligro de extinción, la mayoría de especies de ranas de cristal han tenido un declive significativo en sus poblaciones. Y aunque eso puede deberse a varios factores, Diego cree que hay una relación directa con la disminución de los bosques que altera el ciclo del agua.

El problema, afirma, es que para que se capte el agua que luego se va hacia los ríos, se necesita bosques. Para que luego el ciclo del agua continúe y para todo eso se necesita que exista vegetación. El momento en el que hay tala de los bosques desaparece eso, reduce la lluvia, hay menos caudal de ríos, hay menos humedad relativa

Sin ríos ni zonas húmedas las ranitas se quedan sin hábitat y empiezan a desaparecer. Diego Cisneros-Heredia ha dedicado 13 años de su vida, a estudiar a estos fascinantes animales porque son importantes para el equilibrio ecológico.

Se sabe que la cantidad de insectos que comen los anfibios es altamente significativa y por lo tanto juegan una función súper importante en la regulación de poblaciones de invertebrados que en algunos casos, podrían convertirse en plagas. Además son importantes para reciclar los recursos que están llegando al río, se alimentan de los sedimentos del río, luego defecan y eso produce que haya todo un complejo proceso con bacterias, con hongos y con una serie de organismos vertebrados e invertebrados, por lo tanto son súper importantes para la ecología de los ecosistemas donde éstos habitan

Cada organismo cumple una función en la naturaleza. Y, al estudiarlos, científicos como Diego Cisneros los conocen mejor y así pueden ayudar a cuidarlos y proteger el delicado equilibrio de nuestro pequeño planeta azul donde la vida floreció de mil distintas maneras.

Imágenes

View the embedded image gallery online at:
http://conexiones.usfq.edu.ec/index.php/356#sigFreeIdb6417d8e56