El Observatorio USFQ nos acerca al vasto Universo en que vivimos


La astronomía tuvo una gran difusión en épocas antiguas, sin embargo hoy existe la idea de que es materia reservada para científicos y eruditos. Una actividad de la USFQ para acercar esta ciencia a todos los estudiantes permitió observar un extraordinario fenómeno solar

La astronomía tuvo una gran difusión en épocas antiguas, sin embargo hoy existe la idea de que es materia reservada para científicos y eruditos. Una actividad de la USFQ para acercar esta ciencia a todos los estudiantes permitió observar un extraordinario fenómeno solar

Encontramos a Rubén Landázuri y a sus compañeros en una de las terrazas de la universidad. Estaban en medio de una observación dirigida por la astrónoma Patricia Sierra. Armados con un telescopio con filtros especiales espiaban al sol. Así pudieron comprobar que a nuestra estrella le habían salido unas manchas gigantescas.

“Las manchas solares son una manifestación clara de la actividad que está sucediendo en el sol. La semana pasada, cuando lo estábamos observando, vimos que en éste había aparecido una mancha. A ésta los científicos la bautizaron con el nombre de AR2192 y se trataba de una mancha solar enorme”, explica entusiasmada Patricia.

Se estima que esta es la mancha más grande de los últimos 24 años. Y ¿por qué le sucede esto al sol? Nuestra estrella está hecha de gases, mayoritariamente hidrógeno, y en su interior un fenómeno parecido al de las bombas atómicas: la fusión nuclear. Los núcleos de esos átomos de hidrógeno se fusionan liberando mucha energía y convirtiéndose en helio. Pero estos gases ardientes no se quedan quietos sino que rotan y a veces quedan atrapados por los campos magnéticos. En esos sitios se vuelven son un poco menos calientes y menos brillantes, por lo que parecen manchas.

Eso es lo que vieron los alumnos de la USFQ. Las manchas suelen explotar y la materia y energía liberadas viajan a través del espacio y afectando a los planetas. Y aunque en la Tierra tenemos la magnetósfera que nos protege repeliendo esa energía, no siempre podremos salir ilesos de esos impactos. Esta vez pasó poco y nada.

“Curiosamente no hubo ningún efecto que nos hubiera hecho mucho daño aquí en la Tierra nosdice Patricia Sierra. Si bien hubo pequeñas interrupciones en la comunicación de algunos satélites o de radio, no hubo nada muy fuerte a pesar de que estaba pronosticado que podía suceder. La razón es que ninguna de las explosiones que se asociaron a esta gran mancha, estuvo dirigida a la tierra”.

Además de aprender cosas sorprendentes sobre el universo, lo interesante de estas observaciones es que no están dirigidas exclusivamente a estudiantes de astronomía, sino a estudiantes en general. “A veces el ser humano no se da cuenta de que somos tan pequeños como un grano de arena en todo una playa, y eso aún  se queda pequeño. Entonces, el tratar de descubrir e ir más allá de ese mundo es algo que te llena y te hace sentir mejor”. Lo dice José Luis Tamayo, un futuro economista.

Es que no importa a qué nos dediquemos: todos necesitamos saber sobre el vasto universo en el que habitamos.

Imágenes