Biotecnólogos y Ecólogos Marinos se unen para salvar a las Ballenas Jorobadas


Un proyecto de tesis de la USFQ cruza dos disciplinas, biotecnología y ecología marina, para descubrir detalles de la migración en las ballenas jorobadas que visitan nuestro país.

Un proyecto de tesis de la USFQ cruza dos disciplinas, biotecnología y ecología marina, para descubrir detalles de la migración en las ballenas jorobadas que visitan nuestro país.

Las ballenas jorobadas son enormes mamíferos marinos que pueden llegar a medir hasta  16 metros de largo. Apasionada por estas criaturas, Judith Denkinger es profesora de ecología marina en la USFQ y una de las personas que más sabe de ballenas.  Las ha estudiado desde hace años.  Tiempo atrás, para poder distinguirlas, debía observar las marcas de sus colas, que son diferentes en cada individuo.   “Investigar a las ballenas por sus marcas era muy complicado y laborioso por razón de tiempo, nos explica. Ahora la genética es una nueva metodología que se utiliza cada vez más y que nos da muchísima más información en menos tiempo”.

Judith nos muestra una extraña escopeta.  No, no es para agredir a las ballenas, sino para tomar una pequeña muestra de su piel y así obtener su ADN.  Este contiene los genes, que son como un código de barras que nos distingue a cada uno de los seres vivos. Justamente en su tesis Estefanía Rojas analizó los genes recolectados previamente por Denkinger y los comparó con los recolectados en años anteriores.  Esto  mostró cómo se están moviendo las ballenas. Se conocían los patrones de migración de estos cetáceos, pero la investigación ha arrojado nuevos detalles, como cuenta Estefanía: “lo que han revelado los genes hasta este punto, es que estas ballenas que visitan las costas ecuatorianas pasan por Colombia,  por Costa Rica y Panamá pero sus zonas de alimentación están en la Antártida y en el estrecho de Magallanes”.

También se analiza lo que se llama “fidelidad de sitio”, es decir si las ballenas regresan siempre al mismo sitio para aparearse o no.  Esta investigación está en curso, y va revelando diferencias de comportamiento entre machos y hembras.

“Los machos, explicaJudith, muestran ser más migratorios, más infieles a un hábitat mientras que las hembras son más fieles a un sitio. Suelen volver donde han tenido éxito.  Al respecto todavía nos falta confirmar algunos datos con nuestros colegas en África y otras partes del mundo”

Conocer cómo se comportan, qué sitios frecuentan y cómo viajan por el océano es importantísimo porque así se pueden implementar acciones de protección para salvar a estos seres que, por enormes que sean, están en una situación vulnerable.  El estudio aporta a la protección de esta especie majestuosa y también fue una oportunidad para que los estudiantes investiguen y para que dos disciplinas -biotecnología y ecología marina- se unan en un trabajo conjunto en defensa de la vida.

Imágenes

View the embedded image gallery online at:
http://conexiones.usfq.edu.ec/index.php/344#sigFreeId137c842d61