Ingenieros se unen a la conservación del cóndor


El Hospital Docente de Especialidades Veterinarias de la USFQ,  no sólo esconde conmovedoras historias de animales…sino también de humanos luchando por ellos.  El protagonista de la historia de hoy no es ninguno de sus pacientes, sino un cubo metálico que se encuentra en una de las salas del hospital.

El Hospital Docente de Especialidades Veterinarias de la USFQ,  no sólo esconde conmovedoras historias de animales…sino también de humanos luchando por ellos.  El protagonista de la historia de hoy no es ninguno de sus pacientes, sino un cubo metálico que se encuentra en una de las salas del hospital.

A simple vista podría parecer un extraño horno de microondas, pero no lo es.  El aparato en cuestión es una incubadora de huevos de cóndor.  La primera y la única que hay en el país y ha sido desarrollada en la USFQ.

Los incas pensaban que el cóndor era inmortal…lamentablemente esa es sólo una leyenda. El cóndor andino pertenece a la familia de los buitres,  habita en picos rocosos e inaccesibles y los registros demuestran que en nuestro país están en estado crítico de conservación.  Se han contado apenas 50  y existen unas pocas parejas más en cautiverio.  La tasa de reproducción es muy baja, ya que ponen –aproximadamente- un huevo por año.

Multidisciplinariamente. Así trabaja la Universidad San Francisco de Quito:   juntando varias ramas del conocimiento en pro de ayudar a salvar a esta emblemática especie de la extinción.  Biólogos, veterinarios e ingenieros mecánicos, electrónicos y en sistemas, se juntan y avivan las esperanzas de poder lograrlo.

Danny Ron estudiante de ingeniería mecánica diseñó y construyó la incubadora  como su proyecto de tesis. Consiste en una caja formada por dos capas de acero inoxidable y en medio una de poliuretano. Así se consigue un total aislamiento.  Una vez establecidos cuáles debían ser los niveles óptimos de temperatura y humedad, Danny se aseguró de mantenerlos mediante un hidrostato y un termostato. Así es posible recrear las condiciones naturales en las que se da la incubación. “La máquina está trabajando ahora a 36 o 37 grados centígrados –explica Danny- y a un 80% de humedad.  Estos dos parámetros son variables y podrían ser reprogramados por quienes están a cargo de la incubadora”.

Una cámara  fue incorporada para seguir de cerca el proceso. El diseño original incluía un par de canastillas que harían la función de rotar el huevo automáticamente.  Sin embargo una vez que éste llegó fue más grande de lo previsto.  Para solucionar el tema se apeló a los profesores de robótica. “Tenemos que hacer algunos cambios mecánicos y electrónicos a la estructura que ya estaba hecha porque el tamaño del huevo que no era el esperado.  En la práctica resultó más grande,  lo que nos obliga a encontrar un nuevo eje para el sostén del huevo y para el mecanismo de rotación” asegura Bernard Herrera, uno de los ingenieros electrónicos del Politécnico que estuvo involucrado en el proceso.

Hubo que sobrepasar varios obstáculos…pero la idea de poner en práctica los conocimientos de varias áreas para conservar una de las especies más emblemáticas del país, entusiasmó a estudiantes y también a maestros …uno de ellos Nelson Herrera: “Nosotros en esta universidad tenemos una materia que se llama electrónica para ciencias e ingenierías pero recibimos a muchos estudiantes que no tienen idea de cómo juntar la parte creativa con la electrónica para conseguir un producto útil. En esta clase se les enseña a soñar y de esas ideas sacar resultados, comprar las partes, armarlas y hacerlas funcionar, entonces uno de esos proyectos que se planteó es la incubadora” asegura.

José Antonio Campaña, director del fondo Tueri para la ayuda de la fauna silvestre se muestra optimista: “el truco de esto es que vamos a duplicar la capacidad de tener cóndores en el Ecuador, el hecho de quitarle uno de los huevos a la pareja y que vuelvan a tener otro, quiere decir que ellos van a incubar uno mientras nosotros incubamos otro, por eso es que este proyecto se ha vuelto tan importante porque puede salvar a la especie en el país” .

Rescatar una especie que se enfrenta a la extinción no es fácil.  Se necesita trabajar desde muchos frentes para lograrlo. La USFQ aporta entusiasta y multidisciplinariamente a ese objetivo.

Imágenes