Investigaciones odontológicas: Prótesis dentales robóticas


De los sistemas manuales a los computarizados: el avance de la tecnología marca la nueva manera de fabricar prótesis dentales.  Una odontóloga de la USFQ se ha dado a la tarea de comparar diferentes métodos de fabricación y ha llegado a conclusiones muy interesantes.

De los sistemas manuales a los computarizados: el avance de la tecnología marca la nueva manera de fabricar prótesis dentales.  Una odontóloga de la USFQ se ha dado a la tarea de comparar diferentes métodos de fabricación y ha llegado a conclusiones muy interesantes.

No siempre los dientes quedan en su tamaño y forma originales. Ya sea por roturas o porque las caries obligan a pulirlos, en ocasiones se desgastan tanto que requieren  ser restaurados y hay que colocar una corona.

Esta pieza artificial tiene una estructura interna muy fuerte que se llama cofia que se coloca sobre un muñón, que es el resto del diente original y que servirá de soporte para sujetarla.  Esta corona tendrá una ardua tarea porque, como cualquier diente, deberá masticar y triturar los alimentos. Para que pueda resistir, además de los materiales mencionados, es importante que la pieza original y la artificial encajen perfectamente. 

Si esto no sucede, podrían surgir algunos inconvenientes,  como nos detalla María José Jiménez, odontóloga de la USFQ:  “si existe gran discrepancia entre la cofia y el muñón van a haber problemas secundarios: presencia de caries, hipersensibilidad postoperatoria, a veces inflamaciones de la pulpa que es el nervio dental. Esto puede derivar en un tratamiento de conducto, endodoncia, cambio de color en el cemento, incluso la decementación completa que es cuando se disloca la restauración por la existencia de un elevado espacio entre la cofia y el muñón. Entonces es clave esta precisión marginal para una supervivencia a largo plazo de la restauración”

La tecnología está cambiando la forma de elaborar las cofias.  Lo dice Fernando Sandoval Vernimenn, decano del Colegio de Odontología de la USFQ: 

Antes todo era manual, es decir que el moldeo de yeso iba al laboratorio y el laboratorista interpretaba las cosas y tallaba la pieza. Ahora no.  Con la fotografía pasa a la máquina y la máquina hace todo el procedimiento con las especificaciones que se pongan”

María José Jiménez, en un trabajo de investigación, comparó la precisión en el encaje de las prótesis dentales diseñadas y fabricadas por dos sistemas computarizados con aquellas hechas con  un sistema pantográfico, un método un mecanizado que usa fresadoras.  Para esta comparación usó como referencia las cofias tradicionales hechas con estructura metálica.

Después de analizar y medir microscópicamente la adaptación de decenas de estas piezas a los muñones, María José llegó a una conclusión.

“Los resultados de mi tesis, explica, fueron que las cofias de zirconia elaboradas en el sistema CAD/CAM Zirconzahn se adaptaron y fueron más precisas. Su adaptación, su encaje fue más preciso que las cofias elaboradas con los otros sistemas Cerec inlab y el sistema pantográfico. Incluso el sistema CAD/CAM Zirconzahn presentó mejor adaptación que el sistema de cofias metálicas”

En odontología como en muchas otras ramas, los sistemas computarizados empiezan a imponerse sobre los métodos tradicionales, y por eso estas investigaciones son importantes porque permiten saber si es que funcionan o no y cuáles de ellos son los mejores para nuestra salud dental.

PRÓTESIS DENTALES ROBÓTICAS

De los sistemas manuales a los computarizados: el avance de la tecnología marca la nueva manera de fabricar prótesis dentales.  Una odontóloga de la USFQ se ha dado a la tarea de comparar diferentes métodos de fabricación y ha llegado a conclusiones muy interesantes.

No siempre los dientes quedan en su tamaño y forma originales. Ya sea por roturas o porque las caries obligan a pulirlos, en ocasiones se desgastan tanto que requieren  ser restaurados y hay que colocar una corona.

Esta pieza artificial tiene una estructura interna muy fuerte que se llama cofia que se coloca sobre un muñón, que es el resto del diente original y que servirá de soporte para sujetarla.  Esta corona tendrá una ardua tarea porque, como cualquier diente, deberá masticar y triturar los alimentos. Para que pueda resistir, además de los materiales mencionados, es importante que la pieza original y la artificial encajen perfectamente. 

Si esto no sucede, podrían surgir algunos inconvenientes,  como nos detalla María José Jiménez, odontóloga de la USFQ:  “si existe gran discrepancia entre la cofia y el muñón van a haber problemas secundarios: presencia de caries, hipersensibilidad postoperatoria, a veces inflamaciones de la pulpa que es el nervio dental. Esto puede derivar en un tratamiento de conducto, endodoncia, cambio de color en el cemento, incluso la decementación completa que es cuando se disloca la restauración por la existencia de un elevado espacio entre la cofia y el muñón. Entonces es clave esta precisión marginal para una supervivencia a largo plazo de la restauración”

La tecnología está cambiando la forma de elaborar las cofias.  Lo dice Fernando Sandoval Vernimenn, decano del Colegio de Odontología de la USFQ: 

Antes todo era manual, es decir que el moldeo de yeso iba al laboratorio y el laboratorista interpretaba las cosas y tallaba la pieza. Ahora no.  Con la fotografía pasa a la máquina y la máquina hace todo el procedimiento con las especificaciones que se pongan”

María José Jiménez, en un trabajo de investigación, comparó la precisión en el encaje de las prótesis dentales diseñadas y fabricadas por dos sistemas computarizados con aquellas hechas con  un sistema pantográfico, un método un mecanizado que usa fresadoras.  Para esta comparación usó como referencia las cofias tradicionales hechas con estructura metálica.

Después de analizar y medir microscópicamente la adaptación de decenas de estas piezas a los muñones, María José llegó a una conclusión.

“Los resultados de mi tesis, explica, fueron que las cofias de zirconia elaboradas en el sistema CAD/CAM Zirconzahn se adaptaron y fueron más precisas. Su adaptación, su encaje fue más preciso que las cofias elaboradas con los otros sistemas Cerec inlab y el sistema pantográfico. Incluso el sistema CAD/CAM Zirconzahn presentó mejor adaptación que el sistema de cofias metálicas”

En odontología como en muchas otras ramas, los sistemas computarizados empiezan a imponerse sobre los métodos tradicionales, y por eso estas investigaciones son importantes porque permiten saber si es que funcionan o no y cuáles de ellos son los mejores para nuestra salud dental.

Imágenes

View the embedded image gallery online at:
http://conexiones.usfq.edu.ec/index.php/330#sigFreeIdcb9913935e